DUOVERSIDAD

Ventana a los dos mundos:
Universo Externo e Interno

MOTIVAR-O-ANULAR_PSICOMOLD

A diario vienen a nuestro gabinete padres, madres y educadores, preocupados porque sus hijos tienen un mal comportamiento o un bajo rendimiento escolar. Otras veces les inquieta que sus hijos tengan miedos y se muestren excesivamente ansiosos e inseguros. 

Es frecuente atender a niños y niñas de primaria estresados, con miedo a los éxamenes o a suspender, y adolescentes que se sienten desorientados, que no saben decidir por sí mismos o no encuentran motivación para hacer nada. 

En muchas ocasiones encontramos que, detrás de estos problemas, hay una excesiva exigencia y control por parte de los educadores, sobre todo en lo que respecta al rendimiento académico. 

¿Estoy exigiéndole demasiado a mi hijo?

En general, los padres desean lo mejor para sus hijos, imaginan para ellos el mejor de los futuros y buscan que éstos se superen cada día.

Eso no es malo, el problema es cuando estos objetivos de mejora y perfeccionamiento, están por encima de otros valores más importantes, olvidando o dejando para un segundo plano cuestiones fundamentales como éstas:

¿Qué es lo que siente? ¿Es feliz?

¿Qué es lo que le interesa y motiva al niño o a la niña? 

¿Cuál es la realidad del niño o la niña, sus dificultades, sus estrategias, su ritmo de aprendizaje? 

¿Cómo es la relación entre el niño y sus padres? ¿Hay comunicación, afecto, complicidad? 

 

poda

Padres perfeccionistas y autoritarios

no-se-admiten-fallosSe caracterizan por expresiones (tanto verbales como no verbales) del tipo “Sé que puedes hacerlo mejor”, “Está bien, pero…”, “Es tu deber, es tu responsabilidad”, “Tienes que” “Haz hecho mal esto”, "No es suficiente", "Puedes dar más".

Son padres que muestran un elevado nivel de exigencia, expresado a través de abundante normativa y un excesivo control conductual, al tiempo que se restringen las recompensas y se multiplican las censuras, reproches y castigos.

No se admiten fallos, y siempre éstos se atribuyen a que el niño o la niña no se esfuerzan lo suficiente.

En lugar de felilitarles por lo ya conseguido remarcan lo que aún tienen pendiente, y siempre hay algo que podría estar mejor. Manifestando insatisfacción o crítica excesiva. 

Presionan a los hijos, especialmente en el ámbito académico, para que obtengan mayor rendimiento. Pero no sólo en lo académico, sino que también muestran una actitud crítica y controladora en el orden, las tareas de la casa, los horarios, el deporte… 

Los padres exigentes son también personas muy autocríticas y perfeccionistas con ellos mismos, lo que proyectan en sus hijos. Es por eso que, a veces, desean en ellos lo que no lograron en sí mismos, o trasladan a ellos los propios objetivos, necesidades, carencias, miedos

Muchos de los padres exigentes, tuvieron a su vez, padres autoritarios, por lo que la búsqueda de la perfección y de la excelencia se convierten en una filosofía familiar

Consecuencias 

La exigencia tiene una parte positiva, al principio pueden ser niños con un rendimiento óptimo, un comportamiento correcto y una gran responsabilidad. Pero cuando los resultados no sean tan buenos como lo que esperaban, cuando se encuentren obstáculos, o si hay algo que no puedan alcanzar, se frustrarán, se bloquearán o se rebelarán.

personalidad-insegura

que-pasas-si-los-padres-exigen-demasiado

Poca autonomía y dificultad para tomar decisiones. Son niños que están acostumbrados a obedecer y a responder a pautas y control externo. Por lo tanto cuando tienen que tomar decisiones por sí mismos, o enfrentarse a situaciones nuevas, se sienten inseguros, dudan y les cuesta confiar en su propio criterio. De acuerdo con esto, muestran falta de iniciativa y pasividad. No saben automotivarse porque no han desarrollado intereses propios. No son autónomos, sino obedientes.   

Inseguridad y baja autoestima. Lo más grave es el efecto en su autoestima y seguridad personal. Los niños criados en el perfeccionismo, sienten que nunca lo hacen bien, y buscan la aprobación externa. Si los padres exigen sin dar muestras de afecto, ni valorar lo positivo, los niños creerán que no se les quiere si no cumplen determinados objetivos. Eso les crea inseguridad y acaban siendo personas que tratan de demostrar constantemente lo que valen. La falta de reconocimiento a sus logros, y la ausencia de criterio y decisión propia, hace que terminen teniendo una mala imagen de sí mismos.

Baja tolerancia a la frustración ¡No se admiten fallos! Por lo tanto cuando encuentran objetivos inalcanzables o ven que se equivocan, se frustrarán. La no aceptación de sí mismos retroalimenta una actitud perfeccionista y de revisión constante que termina siendo obsesiva y que los llevas a una insatisfacción constante. En muchos casos, esta insatisfacción da lugar a un estado depresivo y/o apático.

Poca creatividad y espontaneidad. La excesiva dependencia a la opinión y aceptación ajena, sumado con un miedo al error y al fracaso, hacen que la parte creativa y espontánea de los niños se vea anulada.

Estrés y Ansiedad.  El estrés generado por la sobrecarga que supone superarse continuamente sin permitirse demasiadas satisfacciones, los pueden llevar a situaciones límites que comprometen sus necesidades más básicas de descansar y dormir. Cuando se enfrentan a situaciones de evaluación o situaciones nuevas, la ansiedad se eleva más de lo normal, la tensión interna y la autoexigencia se dispara en estas situaciones.

Agresividad. Son niños que están sometidos a mucha presión, tanto interna como externa, y que reprimen sus deseos y sentimientos porque viven pendientes de las obligaciones, de “lo que hay que hacer”. Esto les lleva muchas veces a explotar con conductas agresivas y a rebelarse contra las normas.

Bajo rendimiento. Cuando se exige demasiado se causa estrés en los niños y, al llegar a la adolescencia y a los cursos más difíciles de bachillerato o de la universidad, muchos de estos niños se saturan y bajan su rendimiento, a la vez que pueden mostrar trastornos de conducta. En el peor de los casos dejan de estudiar porque están hartos, cansados y se rebelan.

Exigencia positiva

refuerzo-positivo_0Lo contrario a la exigencia no es el pasotismo o el permisivismo. El nivel de exigencia puede ser alto, pero si va acompañado de afecto incondicional, valoración y buena comunicación.  

-Antes que las metas está la persona, con sus fortalezas, debilidades, motivaciones e intereses. 

-La clave es que los hijos se sientan apoyados, valorados, y no sólo exigidos. 

-Generar un clima positivo es fundamental. Pasarlo bien juntos, conversar, reírse, hablar de emociones y disfrutar del ocio en común, para que la relación familiar tenga otras oportunidades que no sea hablar de las notas o de quien dejo tirada la ropa. Si no, el clima familiar se vuelve negativo. 

- Es preferible renunciar a 100 y quedarse con 50, en las expectativas que los padres buscan del comportamiento de sus hijos. El malestar y el enfado de los padres pueden debilitar la complicidad con los hijos, y ésta es la que permite una influencia más duradera, aunque los resultados no sean tan contundentes.

-El hijo o la hija están impulsados a ser ellos mismos, a desarrollar su identidad y su proyecto, aunque sea incipiente y equivocado. Por eso, desde el momento en que perciban que sus padres los están controlando, manejando o ahogando, tenderán a reaccionar en oposición, por lo que la influencia de los padres se verá reducida.

-Autonomía. En lugar de controlar todo lo que hacen los hijos y cómo lo hacen, hay que darles autonomía, dejarles que tomen decisiones, que desarrollen intereses propios, para que aprendan a tener automotivación y sepan tolerar la frustración.

-Hablar de los fracasos tanto como de los éxitos, recompensando a los niños cuando intentan aprender de los errores y eliminando el estigma de las decepciones. La imperfección genera crecimiento, alivio y niños maravillosamente imperfectos. Corregir sí, pero partiendo de lo positivo y viendo lo esencial, frente al detalle y la minucia. 

Contacta con nosotros

En Psicomold Psicólogos ofrecemos asesoramiento y talleres para padres, madres y profesores. Así como terapia y orientación a niños y adolescentes. 

haz-que-la-felicidad-sea-tu-hobby

Para cualquier consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla  
(+34) 922 63 49 85 / (+34) 691 12 66 22

Síguenos en las redes sociales

ICONO-youtubeICONO-PINICONO-INSTAGICONO-TWITTICONO-FB


 

Nuestra atención es personalizada, teniendo como eje el respeto a la persona y, por lo tanto, la privacidad de tus datos.

 

 

 

la-importancia-de-una-ayuda-a-tiempo

Los niños y las niñas viven permanentes tensiones, conflictos y dificultades que  suelen estar presionándolos y que no expresan. Esto hace que tengan problemas de conducta y bajo rendimiento. 

Es importante evitar complicaciones de futuro, prevenir y contar con personal experto.

Una ayuda a tiempo es fundamental. 

¿Por qué es tan importante la etapa infantil y juvenil?

La etapa infantil es crucial en el desarrollo de la persona. Es la etapa en la que se hacen más conexiones cerebrales, la mente está más “fresca” y los estímulos que se reciben tienen mayor impacto. 

En este periodo de vida se potencian las capacidades de los niños, se apropian del lenguaje, entienden la cultura, descubren las posibilidades de su mente y su cuerpo, construyen su identidad y adquieren habilidades para convivir con otros.

Además, los seres que rodean al niño tienen una influencia mayor, al ser significativos para ellos. Todo lo que pase en estos años, positivo o negativo, dejará huella.

En lo que respecta a la etapa juvenil y la adolescencia, el apoyo se hace muchas veces imprescindible, dado los cambios tan drásticos por los que pasa la persona y la vivencia más exaltada de conflictos y emociones. 

Ayuda experta

expertos-ayuda-nios

Gracias a nuestra experiencia en el manejo inteligente de las emociones, podemos ofrecer entrenamientos y técnicas muy valiosas para que los niños y adolescentes, para que empiecen a conocer, encauzar y potenciar sus emociones. Este aprendizaje es fundamental para su felicidad y rendimiento futuro

En nuestro gabinete ofrecemos apoyo y asesoramiento a centros escolares, a padres y a familias, sobre una amplia variedad de problemas: bajo rendimiento, dificultades de aprendizaje, problemas de atención, hiperactividad, acoso, agresividad, ansiedad y depresión, miedos y fobias, timidez y conflictos familiares, entre otros.

¿En qué consisten las sesiones?

SESION_PSICOMOLD_2015-25Para ayudar a un niño, hay que entrar en su mundo, y para ello usamos el medio más adecuado: el juego y la imaginación. A través del juego el niño encuentra múltiples posibilidades para expresarse, simbolizar sus problemas y emociones, y sacar sus propios recursos y potencialidades. Las herramientas y técnicas más usadas son los cuentos y narraciones, el juego de roles, la pintura y el dibujo, la visualización imaginativa, y la expresión corporal y la relajación.  

En todos los casos nos reunimos con los padres o familiares más cercanos, y les ofrecemos asesoramiento y pautas para resolver los conflictos y problemas que tengan con sus hijos. También nos reunimos con el colegio y el profesorado para aunar esfuerzos para ayudar al menor con mayor eficiencia. 

Psicólogos de referencia para tu centro escolar

Nuestro gabinete es centro de referencia de colegios e institutos. Ofrecemos terapia y orientación a niños y adolescentes, así como asesoramiento y talleres para padres, madres, familia y profesores. 


Contacta con nosotros

haz-que-la-felicidad-sea-tu-hobby

Para cualquier consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla  
(+34) 922 63 49 85 / (+34) 691 12 66 22

Síguenos en las redes sociales

ICONO-youtubeICONO-PINICONO-INSTAGICONO-TWITTICONO-FB


 

Nuestra atención es personalizada, teniendo como eje el respeto a la persona y, por lo tanto, la privacidad de tus datos.

  

 

vacaciones_PSICOMOLD

Las vacaciones en familia pueden convertirse en una auténtica pesadilla para muchos. Incluso, es frecuente que a la vuelta del periodo vacacional, muchas parejas tengan crisis o decidan separarse.

La convivencia se hace más complicada al pasar más tiempo juntos, romper con la rutina y enfrentar cambios, viajes o planificar actividades nuevas. 

No obstante, este periodo también puede servir para reforzar vínculos y mejorar la relación, si se consigue tener una actitud positiva, paciencia y un buen manejo de las emociones

En este artículo te damos algunas pistas para poder superar las dificultades de la convivencia, disfrutar del encuentro y mejorar la relación con los tuyos.

Con los más pequeños

Se acabó el colegio y los niños cambian de rutina, pasan la mayor parte del tiempo con nosotros y nos demandan más atención. Una buena alternativa para mantenerlos entretenidos y que se diviertan son los campamentos de verano y cursillos. Pero también es un buen momento para hacer actividades en familia, planificar algun viaje o simplemente dedicarles tiempo de juego.

Sea cual sea el plan, te ofrecemos algunos consejos:

  •  Actitud positiva. Generar un ambiente de calma y alegría es fundamental para poder disfrutar las vacaciones todos juntos. Trata de dejar atrás los agobios y los regaños innecesarios.
  • DISFRUTARFuera prisas. Aprovecha las vacaciones para tomarte las cosas de otra manera, deja el estrés a un lado y enseña a tus hijos a relajarse. No se trata de estar continuamente haciendo cosas, sino de disfrutarlas.
  •  Ayúdalos a gestionar su tiempo libre. No son sólo los padres los que deben ajustarse a nuevas rutinas durante las vacaciones. Los más pequeños también necesitan un período de ajuste. Tienen que encontrar nuevos modos de estructurarse el día.
  •  Programa actividades adaptadas a ellos. Habla con ellos y pregúntales qué les gustaría hacer en vacaciones. Recuerda incluir actividades educativas, como lectura, teatro, cine, visitar museos, actividades en la naturaleza y juego con otros niños y niñas. 
  • Sé flexible. Los niños necesitan juego y tiempo de ocio.  Si bien hay que mantener ciertas rutinas de estudio y responsabilidades, hay que recordar que se merecen un descanso después de todo un curso lleno de tareas y actividades.
  • Rutinas. Es importante que mantengas ciertos horarios, no descuides la alimentación equilibrada y que duerman las horas necesarias para su descanso.
  • Busca tiempo para ti. Para no saturarte conviene que encuentres ratos de descanso y desconexión. "Hacer equipo" con un amigo/vecino que también tenga niños puede funcionar extraordinariamente bien.

En pareja

Las estadisticas señalan que hay un alto porcentaje de parejas que se separan tras las vacaciones. Aún así, no podemos concluir que sea el verano o pasar tiempo juntos lo que produce la crisis, sino que normalmente salen a flote problemas que ya se tenían anteriormente, y que estaban tapados por la rutina.

Para poder afrontar este periodo de tiempo en común, disfrutarlo e, incluso, hacer crecer el amor entre tu pareja y tú, ten en cuenta:

  • Ser positivo. Valora lo bueno de la otra persona, fíjate más en lo que ha hecho bien que en lo que ha hecho mal. En lugar de quejarte, haz propuestas.
  • Tomar la iniciativa y salir de la monotonía. Propón actividades diferentes, no tienen que ser grandes planes, simplemente romper con lo cotidiano y busca sorprender a tu pareja. 
  • Tomarte las cosas con humor y generar un clima lúdico. Cambia el chip, busca el lado divertido de las situaciones, no dramatices y comparte risas con tu pareja.
  • Buscar la complicidad y la intimidad del encuentro. Deja a un lado tu móvil o tablet y mira a tu pareja a los ojos, hablen, siéntanse el uno juntoPAREJA-EQUIPO al otro.
  • Encender el deseo. Las vacaciones son un momento estupendo para explorar la sexualidad de la pareja. Practica el sexo lento, sin prisas y sin estrés, explorando y dejándote fluir.
  • Tiempo para cada uno. Es importante pasar tiempo a solas o con amigos. Hacer todo en pareja puede saturar y restar interés.
  • Solidaridad y colaboración. ¡La pareja es un equipo! A cada uno se le dará mejor una cosa que otra, lo importante es poder contar el uno con el otro.

 

Claves de la Comunicación

Una buena comunicación es fundamental para tener unas buenas vacaciones. Piensa que la mayoría de los problemas entre las personas son debidos a una mala comunicación, por lo tanto, se resuelven aprendiendo a comunicarnos de forma respetuosa, con empatía e inteligencia emocional.

MANUAL-DE-VIDA-COMUNICACION_PSICOMOLD

Lo que vas a decir… ¿soluciona algo? Procura que tu comunicación sea constructiva y provechosa para ti y para la otra persona.

  1. Calma tus emociones. Espera un tiempo, reconoce tu carga emocional, no respondas rápidamente ni te exaltes. La impulsividad en las respuestas puede ser un muro para la búsqueda de alternativas y la reflexión. Elimina toda la carga negativa que pueda interferir el diálogo: rabia, rencor, miedo…
  2. Elige el momento. La valoración de un mensaje positivo puede cambiar totalmente de una situación a otra. Así como un mensaje negativo puede ser catastrófico en una situación, si se elige una buena situación para comunicarlo sus consecuencias negativas se pueden atenuar.
  3. Sustituye “Tienes que” por “¿Qué te parece?”. Las expresiones normativas bloquean la comunicación y hacen que la otra persona se ponga a la defensiva.
  4. No es “te lo dije”, si no “¿en qué te puedo ayudar?” Evita los reproches y “moralinas”. Se trata de buscar soluciones no de ver quien tiene la razón. 
  5. Evita decir “JAMÁS”, “NUNCA”, “SIEMPRE”. Son mensajes descalificadores negativos, estables en el tiempo.  No generalices ni exageres situaciones, actitudes, defectos…
  6. Trata de controlar el volumen de tu voz, baja el volumen. A nadie le gusta que le griten, y no ayuda a que el otro te entienda mejor, todo lo contrario. -Sustituye “Eres…” por “me molesta…” No mandes mensajes culpabilizadores. Trata de expresarte utilizando el “yo” (yo siento, me molesta, no me gusta…) frente al “tu” (tú eres, tú haces, porque tú…)
  7. Utiliza ARGUMENTOS, no la agresividad, ni la ironía.  La ironía, aunque sea a través del humor, representa descontento, incomodidad o inconformidad. Además, si la respuesta que ocasionan los argumentos de una persona es burla, ella misma se va a sentir cuestionada.
  8. Piensa que a quien tienes enfrente es una PERSONA.  Ponte en el lugar de la otra persona, tratando de conocer sus puntos de vista, sus enfoques, sus problemas y sus motivaciones o necesidades.
  9. Recuerda que la calidad de tus relaciones personales depende de tu comunicación.

¡Te deseamos unas felices vacaciones! 


Contacta con nosotros

En Psicomold Psicólogos te ayudamos a mejorar tus habilidades comunicativas, emocionales y sociales, tanto de forma individual, en pareja, en familia o en el ámbito laboral. 

haz-que-la-felicidad-sea-tu-hobby

Para cualquier consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla  
(+34) 922 63 49 85 / (+34) 691 12 66 22

Síguenos en las redes sociales

ICONO-youtubeICONO-PINICONO-INSTAGICONO-TWITTICONO-FB


 

Nuestra atención es personalizada, teniendo como eje el respeto a la persona y, por lo tanto, la privacidad de tus datos.

  

 

un-psicologo-ya-no-es-un-loquero-psicomold

El bebé elefante Lia, ha quedado atrapado en una zanja. Lia es perseverante en su intento de salir, e invierte todas sus fuerzas en escapar de esta situación. Prueba una y otra vez sin rendirse. Aún así, la dificultad es enorme, y puede agotar todas sus energías sin conseguir el éxito. Menos mal que su tía Kery acude en su ayuda, y sólo basta un empujón para que el bebé elefante supere el obstáculo y vuelva a unirse con el resto de la manada.

Puedes ver el vídeo clicando aquí

BEB-ELEFENTE_lia

El éxito no es cabezonería, tú puedes, debes esforzarte... La autonomía es fundamental para saber vivir, pero te digo una cosa: "hay veces que debes admitir lo que es imposible". Es preferible que pidas ayuda. Algunas veces, la ayuda es de un familiar o de un amigo, pero otras, debe ser de un profesional.


Un psicólogo ya no es un "loquero", sino un profesional de tus incertidumbres, un profesional de tus miedos, de tu dolor, de tu timidez, de tu desamor y también, un profesional para tus éxitos.


Una herramienta muy poderosa

En nuestro gabinete ofrecemos ayuda psicológica avanzada. 

El poder de nuestra Técnica de Bombeo Terapéutico (TBT) es incalculable. Posibilita debilitar las emociones nocivas, promueve las positivas y aumenta el control del yo. 

En la TBT la respiración, el movimiento y las imágenes disparan neurotransmisores y hormonas que golpean al sistema nervioso, en distintos niveles, y al sistema inmune. 

19875316_10213918236458013_2803060486485274711_n


Contacta con nosotros

En Psicomold ofrecemos entrenamiento de mejora personal y terapia individual para mejorar en cualquier aspecto de tu vida o problema personal, de pareja, familiar o laboral.

haz-que-la-felicidad-sea-tu-hobby

Para cualquier consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla  
(+34) 922 63 49 85 / (+34) 691 12 66 22

Síguenos en las redes sociales

ICONO-youtubeICONO-PINICONO-INSTAGICONO-TWITTICONO-FB


 

Nuestra atención es personalizada, teniendo como eje el respeto a la persona y, por lo tanto, la privacidad de tus datos.

  

 

top-tenemos-que-hablar-psicomold

Pautas y estrategias para una comunicación efectiva

La mayoría de los problemas entre personas (parejas, amigos, familia, compañeros de trabajo) se deben a una mala comunicación. Y no es tanto por lo que decimos con nuestras palabras, sino por lo que expresamos con nuestros gestos, tono y actitudes. Estamos comunicando continuamente, aunque no seamos conscientes.

Los errores comunicativos son muy amplios: una mala escucha, la incapacidad para ponerse en el lugar del otro, la falta de control emocional, la descarga agresiva, la dificultad para ceder o buscar soluciones… etc. 

En este artículo nos centraremos en aspectos clave que te ayudarán a mejorar significativamente tu comunicación.


1. Prioriza la escucha

comunicando

Habla menos y escucha más

Es muy importante que exista una buena actitud receptiva, más que una actitud invasiva. Aprovecha todas las señales que te puedan dar sobre cómo se está comprendiendo tu mensaje, y facilita que la otra persona se sienta comprendida y escuchada.

Evita dar por supuesto lo que el otro va a decir, lo que piensa o lo que siente.

Con ello puede que estés interrumpiendo otros desenlaces en el discurso de la persona. Además, esta situación genera un clima de tensión e impulsividad dentro de la comunicación. 

No interrumpas

Evita acaparar el primer plano de la conversación y exponer tus ideas por encima del que habla. Recuerda que el objetivo es llegar a un acuerdo realista y práctico.


2. No descargues ni culpabilices

Evita descargas y agresiones

-Evita atribuciones cruzadas: “la culpa es tuya”, “no, tuya”… Es muy diferente que le comuniques a una persona “eres mala” o “eres mala para esto” que “esta tarea te está saliendo mal” o “estás actuando de forma desacertada”. Intenta que cuando realices una evaluación, no te encuentres condenando a la otra persona, sino aportándole oportunidades para que pueda mejorarlo.

-No te irrites ante algo que te provoca contrariedad. Cuando comprobamos que los demás no piensan, sienten o reaccionan como nosotros, nos produce disonancia cognitiva, preguntándonos interiormente: "¿Cómo es posible qué?", provocándonos rabia y fastidio. 

-No agredas a la otra persona, no intentes manipularla o hacerla sentir mal.

-No te rías, burles o uses ironías respecto a los argumentos del otro. La ironía, siempre tiene un sentido de oscuridad. La ironía, aunque sea a través del humor, representa descontento, incomodidad o inconformidad. Además, si la respuesta que ocasionan los argumentos de una persona es burla, ella misma se va a sentir cuestionada.

- Evita gestos o expresiones agresivas, irónicas, desafiantes o victimistas, como “Tú verás”, “No me pasa nada”, “ya estamos”. Este tipo de expresiones indican expectativas negativas, predisposiciones hostiligénicas, y anticipaciones aversivas. Si la usas a menudo estás condicionando la comunicación hasta que parezca un círculo vicioso donde en vez de ser estas frases las consecuencias, pueden a ser las causas de la misma negatividad en la comunicación.

-Evita descalificaciones generales negativas, estables en el tiempo, del interlocutor: “siempre actúas egoístamente”, “eres un desagradecido”… No generalices ni exageres situaciones, actitudes, defectos…

corazon-y-cerebroEvita que la emocionalidad te aleje de las soluciones

-Resalta el respeto y la búsqueda de soluciones más que hurgar las heridas, deudas o culpas. Para ello, busca alternativas y piensa en las consecuencias de las mismas. Para afrontar mensajes negativos dentro de la comunicación es muy importante que se haga un gran esfuerzo en mantener un buen nivel de respeto que no altere el clima, así como el que se centren los recursos en la búsqueda de soluciones para superarlo, y no en revivir la negatividad buscando causas dentro de posibles rencores, como puede ser la culpa.

-Evita buscar culpables y más bien encontrar explicaciones a los fallos.Si existen formas para superar un problema, estas comienzan por la búsqueda de soluciones. El centrarse en la búsqueda de culpas anula las fortalezas y revive las debilidades. Si encuentras explicaciones a los fallos, esto puede llegar a ser positivo, pero si lo estás continuamente recordando y reviviendo, posiblemente estés limitando las fortalezas y las diferentes alternativas para mejorar la situación.

-Evita auto-reafirmarte y no te sorprendas con la autoafirmación de la otra persona. En este caso, evita caer en la trampa de “yo más”, o volviendo directamente, sino que encauzas el tema por otro flanco.

Autocontrol

Espera un tiempo, reconoce tu carga emocional, no respondas rápidamente ni te exaltes. La impulsividad en las respuestas puede ser un muro para la búsqueda de alternativas y la reflexión. Una pronta respuesta puede ser una mala respuesta, y esto puede cambiar la comunicación por completo. Haz uso de la inteligencia emocional para poder controlar lo más “básico”, lo más energético o “visceral” dentro de nuestras primeras reacciones. Es muy importante que no perdamos de vista el heterocentrismo y la empatía en la comunicación. Ten en cuenta el refrán popular de “piensa las cosas dos veces antes de decirlas”

Deja en el vacío, como “auto-rebote”, los improperios del contrario.


3. Acepta y no impongas

Acepta lo positivo del otro

-Acepta, reconoce y valora parte de los argumentos de la parte contraria. Dentro de una negociación es imposible llegar a una resolución conjunta si el objetivo que se persigue es vencer y vencer. Antes que ello es necesario el entendimiento, el reconocimiento y ser capaz de ceder, para poder ganar.

sincero-conmigo-mismo

-Reconoce y valora las versiones o aportaciones de la otra persona. La otra persona no es sólo una fuente de argumentos, al igual que nosotros tiene unos sentimientos y emociones ligados a ellos. El punto de vista de otra persona, desde el sentido constructivista siempre puede ser importante. 

Acepta lo negativo propio

-Admite y no niegues tus fallos. Para poder superar una debilidad, primero hay que reconocerla, y conocerla. Cuando estas se exponen dentro de la relación entre dos personas, las resistencias como son la vergüenza, la negación, o las defensas como la autoreafirmación ganan mucho más peso. Sincérate contigo mismo para que puedas seguir siéndolo en la relación, y no tengas miedo a reconocer y superar debilidades personales.

-Mantén una actitud abierta sobre lo que está mal por tu parte, siendo autocrítico y reconociendo tus fallos. 


4. Trabaja en las soluciones

 Evita dar consejos, mejor ayuda a descubrir alternativas.

-Concreta las soluciones que adoptas.

-Implica a la otra persona en la búsqueda de soluciones.

-Invita al otro a la búsqueda de solución, usando preguntas implicativas (“¿Cómo podemos resolver esto?”, “¿Qué piensas”, “¿Qué te parece?”)

Establece acuerdos efectivos

-Llega a acuerdos realistas y con probabilidad de éxito, gradualmente, paso a paso, sin aspiraciones exageradas.

-Parte primero desde tu propio cambio, ¿qué puedo mejorar? ¿qué aspectos dependen de mi? Lo habitual es esperar que sea el otro el que cambie. 

-Sé flexible con la otra persona, y confía en el cambio por parte de los dos. 

 

tenemos-que-hablar

 


Contacta con nosotros

En Psicomold Psicólogos te ayudamos a mejorar tus habilidades comunicativas, emocionales y sociales, tanto de forma individual, en pareja, en familia o en el ámbito laboral. 

haz-que-la-felicidad-sea-tu-hobby

Para cualquier consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla  
(+34) 922 63 49 85 / (+34) 691 12 66 22

Síguenos en las redes sociales

ICONO-youtubeICONO-PINICONO-INSTAGICONO-TWITTICONO-FB


 

Nuestra atención es personalizada, teniendo como eje el respeto a la persona y, por lo tanto, la privacidad de tus datos.

  

 

vencer-el-miedo-psicomold-cabecera

¡FUERA MIEDOS!  

Los miedos de los niños son motivo frecuente de consulta. Los padres y madres suelen hacerse muchas preguntas al respecto “¿Es normal que mi hijo tenga miedo a la oscuridad?” “¿Qué puedo hacer cuando mi hija se despierta por la noche con miedo?”, “Mi niño me ha expresado que tiene miedo a que nos pase algo y llora cuando nos separamos, ¿Qué puedo hacer para ayudarlo?."

En este artículo damos las claves fundamentales para que puedas reducir los miedos de tus hijos y darles seguridad y confianza. 

Los miedos más típicos

Todos los niños sufren algún miedo, sobre todo cuando van creciendo y su pensamiento e imaginación se desarrollan. 

Los primeros miedos que aparecen suelen ser a la oscuridad o a verse solos. Es típico que aparezca el miedo a los monstruos, y más adelante a las personas malas como ladrones y secuestradores, y a personajes imaginarios (brujas, fantasmas, el “coco, personajes de dibujos animados). 

Hay niños que toman consciencia de la muerte y lo viven con angustia, sintiendo miedo a que algo les ocurra o a sus seres queridos. También puede aparecer el miedo a la sangre o a las heridas.

La diferencia de unos niños a otros tiene que ver con la tendencia de cada niño, los estilos educativos de los padres y la reacción emocional de los adultos. Hay niños más aprehensivos que otros, y adultos más temerosos que, sin querer, transmiten sus miedos a los más pequeños, en su lenguaje no verbal o en su excesivo proteccionismo. 

¿Es normal que mi hijo tenga miedo?

Es bueno tener miedo porque es un elemento de adaptación. Nos ayuda a diferenciar las situaciones de peligro y a protegernos. Otra cosa muy distinta es tener muy acelerada esa sensibilidad. Entonces el miedo actúa como la alarma de un coche que suena nada más rozarlo. Se convierte en un fastidio y nos crea un conflicto. Por lo tanto el miedo es funcional hasta cierto punto.

La influencia de la familia

Es cierto que hay factores genéticos que predisponen la aparición de fobias y miedos. Pero es mayor el efecto del ambiente y de las experiencias que vivimos. Y claro, la influencia de la familia es un factor determinante en el desarrollo del miedo. 

Los padres, muy a menudo, transmiten y proyectan sus propios miedos y temores a sus hijos. Por eso es fundamental tomar consciencia de los propios temores, superándolos estaremos ayudando a que nuestros hijos los superen.

Un aspecto fundamental para que se desarrolle el miedo en los niños, es el estilo educativo de los padres. Los estilos educativos son modos de actuar que los padres o educadores muestran habitualmente hacia los hijos o alumnos. Cada estilo influye en la forma de ser del niño, en la construcción de su personalidad y de su autoestima. Concretamente, la sobreprotección conlleva que el niño no desarrolle las suficientes defensas frente al mundo y se sienta inseguro y miedoso. 

El estilo sobreprotector

  • En qué consiste:

Este estilo se expresa con una elevada preocupación, atención, cuidado, apego y afecto excesivo.“Estoy siempre pendiente de ti, te protejo de cualquier posible mal, vivo por ti y te inundo de afecto y cuidados”.

  • Consecuencias en el niño o niña:

Al obtener lo que quiere sin esfuerzos y no enfrentarse a retos o problemas se vuelve inseguro y desarrolla miedo ante las dificultades. Además, aprende a no aprender, a solicitar, a pedir, a quejarse, es decir, se vuelve dependiente de los adultos.“El mundo es peligroso y me da miedo. Yo solo no puedo, no sé hacer las cosas por mí mismo. Necesito a los demás para tomar decisiones. Me siento inseguro, incapaz de afrontar las dificultades”.

¿Cómo puedo ayudar a mis hijos a vencer el miedo?

¿Te has fijado que cuando se mueve el avión la gente mira a las azafatas y a los demás para ver qué pasa? Si las demás personas adoptan una postura de serenidad y tranquilidad, eso te reduce el miedo. Es lo que se llama el aprendizaje vicario o el aprendizaje por un modelo. Es decir, es más importante tu actitud y tu comportamiento que lo que le puedas decir o explicar.

vencer-miedos_PSICOMOLD

- Identifica lo que le produce miedo.

- Habla sobre ello, escúchalo con comprensión y permite que se exprese a través de la palabra o el dibujo.

- Transmitirle seguridad y confianza

- Ayúdale a enfrentar sus miedos de forma gradual, poco a poco. Utiliza la imaginación y recursos como cuentos, películas o historias en las que pueda verse victorioso frente a lo que le da temor.

- Dale recursos de apoyo en la situación temida (encender una pequeña luz, tener una pequeña mascota).

- Fomenta su autoestima y autonomía.

- Transmítele una visión positiva del mundo, con un enfoque basado en las soluciones.

- Utiliza el humor, pero no como burla, sino como recurso para que pueda hacer frente a sus miedos. 

Contacta con nosotros

Psicomold Psicólogos somos centro de referencia de colegios e institutos. Ofrecemos asesoramiento y talleres para padres, madres, familia y profesores. Así como terapia y orientación a niños y adolescentes. 

haz-que-la-felicidad-sea-tu-hobby

Para cualquier consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla  
(+34) 922 63 49 85 / (+34) 691 12 66 22

Síguenos en las redes sociales

ICONO-youtubeICONO-PINICONO-INSTAGICONO-TWITTICONO-FB


 

Nuestra atención es personalizada, teniendo como eje el respeto a la persona y, por lo tanto, la privacidad de tus datos.

 

 

 

cabecera

Muchos padres, madres y educadores nos consultan cómo abordar el tema de la muerte con los niños. Es frecuente que se tengan dudas sobre cómo responder a las preguntas que plantean los más pequeños, y sobre cómo ayudarlos a afrontar la pérdida de seres queridos. 

Hemos recogido en este artículo las preguntas más frecuentes y las estrategias para resolver cada situación de la mejor manera.

Son pautas para situaciones generales, pero hay muchos factores a tener en cuenta y situaciones más especiales que requerirían de un tratamiento diferenciado (muerte de un compañero de clase, asesinato, catástrofe, pérdida de toda la familia... etc.)


¿Cómo le explico a mi hijo qué es la muerte?

-Lo más importante es hablar de la muerte con naturalidad, como parte de la vida, partiendo de las preguntas del niño, mostrándonos cercanos y disponibles. 

- El mensaje tiene que adaptarse a la edad del niño y a su lenguaje.

- Los niños más pequeños no tienen un planteamiento lógico abstracto, por eso es mejor utilizar metáforas, analogías y cuentos

- Es importante reducir la angustia que produce la idea de la muerte, pero sin engañarlos. 

- Si se tiene una creencia religiosa, explicar la muerte a través de dichas enseñanzas es lo mejor, permite calmar la incertidumbre del niño y reducir la angustia (cielo, alma, resurrección… etc.) 

- También se puede hacer uso, para explicar la muerte, del ciclo de la naturaleza, de las plantas, de los animales. 

-Es muy importante que el niño entienda que la muerte es permanente, que no hay vuelta atrás, que no se puede estar muerto un ratito y luego vivir.

- Hay numerosos recursos para tratar el tema: libros, cuentos, películas. 


¿Qué debo evitar contar?

- No es bueno comparar la muerte con el sueño. El niño o la niña pueden confundirlo y tener miedo a irse a dormir o a quedarse dormido. 

- Hay que evitar decir que "se murió por una enfermedad". Los niños más pequeños no distinguen entre las enfermedades leves y las mortales. Es importante aclarar que sólo una enfermedad grave puede causar la muerte.

- Expresiones ambiguas o confusas, que pueden dar lugar a interpretaciones erróneas, tipo: “el abuelo se ha ido”, “tu papá está en un lugar mejor”, “se fue al cielo”… 

- Explicaciones que den lugar a pensar que la muerte es selectiva, diciéndoles cosas como: “No te preocupes, que eso no me va a pasar a mí”, “eso solo le ocurre a la gente mala”, etc.  

- Las respuestas rotundas, tanto el “sí” como el “no” suelen jugarnos malas pasadas: el sí, porque genera mucha angustia en el menor ante la idea de la propia muerte, la soledad, el abandono; y el no porque, al ser un engaño, en la mente de los pequeños -donde prima la fantasía- se hace posible la sensación de inmortalidad o de una mortalidad dependiente de factores controlables por la conducta del niño.

 

como-hablar-de-la-muerte-psicomold


¿Qué le digo si me pregunta cuándo nos moriremos nosotros, sus padres?

Es una pregunta que está expresando una preocupación frecuente en los niños, la de perder la protección de sus padres.

Ante esta pregunta podemos responder con otra pregunta "¿Te preocupa que no estemos aquí para cuidarte?". Si es así, podemos continuar tranquilizándolos: "Yo no espero morirme hasta ser vieja/o, dentro de mucho tiempo. Espero estar aquí para cuidarte todo el tiempo que necesites. Pero si papá y mamá se mueren antes, habría muchas personas que te cuidarían, los tíos, los abuelos, etc.".


¿Qué hacer cuando fallece un familiar?

-Ser receptivos a las preguntas del niño o la niña, explicándole lo que ocurre.

-Decir la verdad, adaptando el mensaje a la edad del niño.-Mostrarse cercanos, disponibles y afectivos.

-Que los adultos expresen las propias emociones ante la pérdida, permiten que los niños puedan expresar sus propias emociones también, y ver que es normal el llanto ante una despedida.

-Ayudarles a manifestar sus emociones, permitiendo que se expresen hablando, pintando o escribiendo una carta. Hay que enseñarles que lo que están sintiendo es normal.

-Incluirlos en los rituales de despedida. Despedirse de la persona fallecida, supone un acto de homenaje a la persona que se fue, un encuentro con los familiares y personas queridas compartiendo emociones y recuerdos, ello permite afrontar mejor la situación de pérdida y ayuda a recuperarse antes.

- Puede ser muy beneficioso hacer con los niños algún homenaje a la persona fallecida: hacerle un dibujo, poesía o canción, plantar un árbol en su honor, elaborar una caja con recuerdos, etc.


¿Es bueno que mi hijo vea en el hospital a la persona enferma? 
¿Puede traumatizar al niño ver a una persona que va a morir?

Es frecuente que los adultos se planteen si ver a un familiar en un estado de enfermedad va a traumatizar a los niños. Pero si a los niños les explicamos lo que van a ver, cómo va a encontrar al enfermo, etc.  no va a haber ningún problema. Las explicaciones deben ser completas y sencillas, para facilitar que el niño anticipe lo que va a ver.

Antes de nada hay que plantearles la situación: “El abuelo se ha puesto muy malito, y está en el hospital. Los médicos van a hacer todo para que mejore, pero es posible que siga estando muy enfermo y que muera”. “Cuando entres en la habitación verás que tiene una mascarilla, es para respirar mejor, por ahí le entra más oxígeno. También verás algunas máquinas que hacen ruido y pitan, son para ver los latidos del corazón, medir la temperatura, etc.” “El abuelo puede que esté dormido, porque le dan una medicación para que esté tranquilo y descanse”… (etc.)


¿Llevo a mi hijo al tanatorio, al entierro y al funeral?

Muchos adultos creen que si llevan al niño a un tanatorio, a un entierro o a un funeral, le van a generar un recuerdo doloroso, negativo o imborrable que marcará toda su vida. Pero para los niños puede ser beneficioso participar en estos ritos, ya que se sienten parte de la familia, notan el apoyo y pueden despedirse del fallecido, haciendo real la pérdida. 

¿Pero a qué edad puedo llevarlo? La mayoría de la literatura sobre el tema, resalta que a partir de los seis años podemos llevarlos a estos actos sin problemas.

En cualquier caso hay que tener en cuenta:

La decisión de ir la tomará siempre el niño. Tenemos que explicarle y preguntarle, y será él quien tenga la última palabra.  Si, una vez tomada la decisión de ir, vemos que el niño se encuentra incómodo o expresa malestar, le preguntaremos si desea interrumpir la actividad y le acompañaremos fuera sin darle importancia, le explicaremos que es normal y que no pasa nada.

• Es fundamental anticipar lo que va a ocurrir, contándole con detalle cómo va a ser el lugar, el ambiente, la vestimenta, el ataúd, en qué consiste el pésame, la ceremonia… etc.

• Explicarle al niño que las reacciones emocionales son normales, que es muy probable que vea a personas llorar porque están tristes, que la gente estará seria y a lo mejor parecen enfadados.

• Estar siempre cerca del niño y evitar dejarle solo.

• Tenemos que estar abiertos a responder cualquier pregunta del niño, dejaremos en todo momento abierta la posibilidad de preguntar.


Mi hijo dice que ve a su abuela fallecida ¿Es preocupante?

Esto es algo frecuente, sobre todo al inicio del duelo. No sólo le ocurre a los niños, sino que nos puede ocurrir a todos, son sensaciones muy normales que van pasando con el tiempo.

Si los niños expresan esto, lo mejor es responder con naturalidad sin alarmarse, diciéndole que es normal que lo vea porque lo echa de menos, y que ya irá pasando. 


¿Cuáles son las señales de alarma para acudir a la ayuda de un experto?

- Problemas constantes de ansiedad, dificultad para dormir, pesadillas, problemas de alimentación, nerviosismo.

- Somatizaciones que se mantienen en el tiempo (dolor de cabeza, estómago, vómitos… etc.)

- Estado depresivo y apático que se mantiene, falta de interés por jugar o estar con sus amigos o hacer sus actividades cotidianas.

- Bajada drástica de su rendimiento escolar

- Agresividad

- Miedos prolongados e impropios de la edad, o pánico

- No poder separarse de sus padres o figuras de apego, manifestando ansiedad y miedo.


El gran problema de la muerte es que desde niños y en diferentes culturas se trata como tabú, se evita hablar de ella, se maquilla la muerte. 


Pero por mucho que evitemos el tema, la muerte está ahí, es una realidad importante y está constantemente metiéndose por todas las rendijas de nuestra vida. No es cuestión de vencerla, sino de sentirse por encima de la amenaza de lo que significa.

 
Por tanto, convivir con la muerte es convivir con la vida. Y superar la vida es superar la muerte. 

Contacta con nosotros

Psicomold Psicólogos somos centro de referencia de colegios e institutos. Ofrecemos asesoramiento y talleres para padres, madres y profesores. Así como terapia y orientación a niños y adolescentes. 

haz-que-la-felicidad-sea-tu-hobby

Para cualquier consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla  
(+34) 922 63 49 85 / (+34) 691 12 66 22

Síguenos en las redes sociales

ICONO-youtubeICONO-PINICONO-INSTAGICONO-TWITTICONO-FB


 

Nuestra atención es personalizada, teniendo como eje el respeto a la persona y, por lo tanto, la privacidad de tus datos.

 

 

 

felicidad-y-autoestima-descubre

Te proponemos un ejercicio...

Piensa por un momento en todo lo que es importante para ti, en todo aquello que ocupa tus pensamientos y preocupaciones y anótalo en una hoja. 

¿Ya lo tienes?

Seguramente en tu lista se encuentra el trabajo, la pareja, el amor, la familia, los amigos, los proyectos. Todo eso es muy importante, pero más importante que todo eso eres . Puedes pensar que es una afirmación egocéntrica o incluso egoísta, pero es todo lo contrario. Si no crees en ti, si tu autoestima es débil, seguramente todo lo demás, todo lo que te importa, se verá afectado.autoestima-8

Si tienes baja autoestima, evidentemente todos los pasos que des estarán flaqueando. Si hay debilidad, si hay vulnerabilidad, si no creemos en nosotros mismos, podemos caernos, podemos torcernos. Y llega un momento en que nos agotamos, nos sentimos abatidos, y queremos tirarnos en el sillón, apagar todas las luces y olvidarnos del mundo. Eso es la depresión, una derrota de ti mismo. Si no crees en ti mismo, no puedes creer en la vida.

Hay personas que centran toda su autoestima en el físico y cuando empiezan a envejecer se hunde todo su ser, porque han puesto todos los valores en su cuerpo. Por eso la autoestima debe estar reflejada en algo más nuclear, en el propio yo, en la propia capacidad. Puedo fracasar en los negocios o en lo que sea pero nunca en el respeto, en el amor y en el poder de mi propio yo.

También hay quienes se valoran en función del aprecio de su pareja o amigos, o de sus logros, y cuando se acaba la relación o viene el fracaso, la autoestima cae por los suelos. Es entonces cuando se puede tomar consciencia de que la autoestima que se ha ido construyendo no es sólida, sino muy dependiente de lo externo. 

La verdadera autoestima nos prepara para afrontar cualquier golpe de la vida y nos da libertad para construir nuestros pasos sin depender de la mirada de los otros. 

¡Descubre lo que vales!

El sábado 11 de febrero te invitamos a compartir un desayuno mientras hablamos sobre las claves para tener una buena autoestima.

¡No te lo pierdas! Apuntarte es muy sencillo:

                LLÁMANOS: 922 63 49 85              
     ENVÍA UN WHATSAPP: 691 12 66 22      
  ENVÍA UN EMAIL: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla   

HORARIO:
Sábado 11 de febrero de 10:00 a 13:00 horas.
LUGAR:
Gabinete de Psicólogos Psicomold
C/ Manuel Hernández Martín, 20. 3º Piso. San Cristóbal de La Laguna.Tenerife.
PRECIO:
30 €
20€ si vienes acompañado/a por otra persona
DIRIGE E IMPARTE:
- Nélida Bernardos Concepción. Psicóloga Sanitaria Especialistas en Inteligencia Emocional y Moldemoterapia.
- Adey Hernández Etxeberria. Psicóloga Sanitaria Especialistas en Inteligencia Emocional y Moldemoterapia.

FEBRERO-2017

 

 

haz-que-la-felicidad-sea-tu-hobby

Para cualquier consulta no dudes en ponerte en contacto con nosotros:

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla  
(+34) 922 63 49 85 / (+34) 691 12 66 22

Síguenos en las redes sociales

ICONO-youtubeICONO-PINICONO-INSTAGICONO-TWITTICONO-FB


 

Nuestra atención es personalizada, teniendo como eje el respeto a la persona y, por lo tanto, la privacidad de tus datos.